jueves, 14 de noviembre de 2013

La historia sionista. Construcción y asentamiento del estado terrorista de Israel


La historia sionista es un documental que expone la historia reciente del sionismo y la creación del estado de Israel.
El documental está montado por Renen Berelovich, un ex soldado del ejército de Israel que en su juventud participó de la ocupación a palestina.

El documental se centra en dos cuestiones principales: en primer lugar trata de demostrar que la política de retaliación permanente de Israel, la construcción del muro, la creación de bantustanes , etc., no responde al “principio causa efecto” que provocaran los “ataques terroristas palestinos”, sino que es consecuencia de una estrategia planificada desde la creación misma del estado de Israel. Y la segunda es denunciar cómo el sionismo explota el victimismo de la Shoá, (el exterminio NAZI), y se apropia de la supuesta legitimidad que de este hecho histórico emana, aun en contra de la opinión de muchos supervivientes judíos y no judíos.
Basilea, 1897. El sionismo, la doctrina ideológica que bajo la cobertura de los “derechos históricos del pueblo elegido” pretendía construir un estado para reunir a las auto-proclamadas tribus perdidas de Israel, decide durante su primera convención que la ubicación ideal para el “hogar nacional judío” será Palestina.
Hasta entonces habían considerado diversos lugares para el establecimiento de un hipotético estado sionista; Madagascar, Alaska, Uganda…, pero fue bajo la dirección de los teóricos sionistas Teodoro Herzl y Leo Mozkin, que se decidieron por Palestina porque, según ellos, además de reunir las condiciones ideales era un lugar históricamente relevante para la causa sionista.
La cuestión de qué hacer con las gentes que allí había, -que en ese momento se encontraban bajo el dominio del imperio turco-, era simple; expulsarlos.
Comienza así la emigración de comunidades judías hacia lo que hoy es Israel.
En 1917 el imperio británico conquista Palestina y ese mismo año, a través de la denominada Declaración Balfour , es impulsada más decididamente la emigración judía hacia un territorio habitado aun en un 90% por árabes.


En 1947, una Organización de las Naciones Unidas (ONU) recién creada, decide purgar las culpas del holocausto NAZI favoreciendo la creación de un estado sionista con reconocimiento internacional sobre el territorio que habita el pueblo palestino. La partición es un hecho consumado y los árabes, acostumbrados al dominio extranjero, y aun siendo numéricamente el doble de habitantes por esa fecha, aceptan el hecho.
Los dirigentes del recién creado estado de Israel no se conforman con más de la mitad del territorio y con algunas comunidades aŕabes en minoría dentro de sus fronteras. Para revertir esta situación deciden planificar una guerra que legitime la expulsión definitiva de los árabes de su propio suelo. Es el Plan Dalet , cuyo propósito no es otro que garantizar las fronteras de Israel por la limpieza étnica, expulsión y destrucción de villas, ciudades y urbanizaciones palestinas.
El plan es ejecutado por las fuerzas armadas de Israel. Las prácticas de exterminio son habituales y utilizadas como amenaza a quienes se nieguen a huir. Un cuarto de millón de palestinos abandonan sus hogares huyendo del terror sionista antes de que un sólo soldado árabe ponga pie sobre territorio palestino en la guerra de 1948.

Descarga eD2K “La historia sionista” (.avi-577mb)
Libro relacionado: “Historia oculta del sionismo (por Ralph Schoenman)” (.pdf-1.6m)
Cortesía de Marxismo.org

Tomado de: http://videotecaalternativa.net/la-historia-sionista-construccion-y-asentamiento-del-estado-terrorista-de-israel


La Historia oculta del Sionismo


Ralph Schoenman Febrero 1988
(Ralph Schoenman es una de las más destacadas personalidades de la izquierda norteamericana y miembro de Socialist Organizer, sección en EE.UU. de la corriente de la IV Internacional que edita la revista "La Verdad")

Historia oculta del Sionismo
Más de 1000 muertos, la tercera parte niños, es el resultado provisional de la actual ofensiva militar del Tsahal, el ejército sionista de Israel, sobre Líbano y Palestina. A estas muertes hay que unirles los más de 3000 heridos y mutilados, la destrucción de infraestructuras civiles (escuelas, puentes, carreteras, centrales eléctricas, etc.), edificios administrativos, el secuestro de 64 parlamentarios palestinos, incluyendo a ocho ministros, la mitad del Gobierno palestino o el empleo de armamento prohibido internacionalmente como las bombas sónicas o las de fósforo blanco.

El Gobierno israelí y norteamericano responsabilizan de esta matanza a Hamás y Hezbola por la captura de tres soldados israelíes. Sin embargo, la verdadera razón de este ataque no es otra que la de desestabilizar y doblegar a Hamás, impedir que gobierne y así presionarle para que reconozca al Estado sionista -como ya hizo Al-Fatah. Obligado a salir del sur del país hace dos años, Israel intenta, también, con su castigo colectivo contra todo el pueblo libanés que las minorías cristiana y drusa se enfrenten a Hizbola, dividiendo aún más el Líbano y presionando a la Comunidad Internacional para que envíe una fuerza militar que haga el trabajo sucio en su nombre y se encargue de desarmar a Hizbola. De hecho, ya se empieza a hablar de que esta fuerza internacional estaría integrada por no menos de 10.000 efectivos, con lo que se quintuplicaría la actual fuerza de la ONU en la zona.

El carácter terrorista de Israel como Estado está inserto en sus genes. Israel no nació producto de una reacción consecuencia del Holocausto como afirman algunos historiadores. Desde principios del siglo XX, el sionismo potenciaba la emigración judía a la Palestina árabe para lograr su objetivo: el Estado de Israel. En 1917, con la Declaración Belfour, Gran Bretaña dió su apoyo a la existencia de un «Hogar Nacional Judío». Más tarde, fue EE.UU. quién apoyó y sustentó la empresa. Las dos principales potencias imperialistas del s. XX apoyaron la creación del Estado de Israel para asegurarse un aliado fiel de por vida en Oriente Medio. Y no se detuvieron ante nada. Los colonos israelíes empezaron comprando tierras y terminaron expulsando mediante el terror y la limpieza étnica a la población árabe asentada en Palestina. Este origen no podía dar como resultado otro distinto al de un estado teocrático, racista y militarista, un pequeño enclave militar al servicio del imperialismo.

"Historia Oculta del Sionismo" nos presenta con un relato detallado y documentado la verdadera historia de la ocupación de Palestina y el papel que jugó el sionismo. Se trata de un libro indispensable para entender la génesis del conflicto y comprender la necesidad de luchar por una Palestina laica, democrática y no racista y su combinación con la lucha por el socialismo como única salida para la expuslsión del imperialismo en Oriente Medio.

AdjuntoTamaño
Historia oculta del sionismo.pdf 1.55 MB
schoenman2008.jpg 24.85 KB
portasionisP.jpg 56.87 KB
portasionisPp.jpg 37.39 KB
portasionisPx.jpg 56.42 KB



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada